Imprimir

La función del motor económico (Pulmón)

Publicado el Martes, 11 Noviembre 2014
Última actualización en Jueves, 04 Diciembre 2014

¿Cómo debería comportarse el sector “Pulmón”?

En la vida humana, las funciones del sector “Pulmón” corresponden al motor económico, la gestión del dinero y del comercio y asimismo al sistema operativo que determina la logística, funcionalidad y productividad de cualquier empresa. Y sus funciones protectoras de la salud comprenden la eliminación de los desechos de su actividad, el control administrativo, judicial y policial y la función de los bomberos (en casos de “Exceso de Fuego”, fiebre).
Por la fisiología sabemos cómo es la organización global que posibilita que los nutrientes y el oxígeno lleguen a todas las células del cuerpo. Esta organización, la homeostasis, permite que el funcionamiento del organismo sea de una eficacia económica extraordinaria. El principio vital del ATP y la homeostasis dan las claves de un sistema económico justo y eficiente. Ya que este sistema se rige por las leyes de la naturaleza, convendría tomarlo como ejemplo para aprender a crear las condiciones vitales que hacen funcionar al mundo.
Del mantenimiento de la homeostasis se encargan, principalmente, el Riñón, el Pulmón y el Bazo. Recordamos aquí las funciones principales del Riñón y del Pulmón en la homeostasis. La función del Bazo (la responsabilidad individual) en el sistema linfático ya lo vimos, y su función con respecto a la digestión de las vivencias la veremos cuando estudiemos la fisiología del Bazo.

La dinámica natural (Ciclo Cosmológico) enseña que el Pulmón difunde su Qi a través del Riñón (los gobiernos), órgano que debe “controlar la recepción del Qi de Pulmón”. La fisiología moderna explica esta simbología ya que, para que todas las células se nutran y se energicen para ejercer sus funciones, dicho Qi (oxígeno, electrolitos y agua) se difunde en los líquidos (gobernados por el Riñón) del medio interno del cuerpo.
La fisiología muestra de qué manera el Riñón controla la recepción de lo que el Pulmón aporta. Como hemos visto, la función de los riñones consiste en el constante reequilibrio de los electrolitos que se administran en el medio interno del cuerpo. Al filtrar la sangre procurando que contenga la proporción adecuada de electrolitos, la función renal se encarga de la regulación general del volumen y del contenido de los líquidos corporales.
No obstante, muy al contrario de lo que hace el gobierno del cuerpo (Riñón), en el mundo los gobiernos no controlan “la recepción del Qi de Pulmón” sino que se subordinan a los criterios arbitrarios del poder económico y adjudican así al “sector Pulmón” un papel directivo en el mundo, en vez de controlar que el medio interno de la sociedad reciba el “Qi de Pulmón”. La fisiología enseña que los gobiernos deberían procurar que las aportaciones del sector laboral “Pulmón” estén al servicio del funcionamiento del conjunto de la sociedad.
Sin embargo, en vez de ordenar las aportaciones del sector “Pulmón” basándose en determinados criterios establecidos que mantienen el equilibrio vital en la sociedad, los gobiernos procuran más bien que todos los demás sectores laborales estén al servicio del sistema económico impuesto por el sector “Pulmón”. Pero este sistema no es válido. Como el contenido del Qi de Pulmón depende de las circunstancias, el Pulmón a solas no puede hacer otra cosa que enviar agua con una cantidad variable de electrolitos a la circulación sanguínea que administra el plasma que renueva y drena el medio interno. Esta variabilidad crearía condiciones vitales inseguras y arbitrarias en los líquidos corporales que abastecen a las células.
Como muestra la fisiología, es imprescindible que el Riñón ponga orden mediante la determinación de las proporciones adecuadas de electrolitos en el plasma sanguíneo. De esta manera se asegura que la composición de los líquidos corporales en el medio interno es la adecuada. Así que, la función “renal” de los gobiernos y directivos de cualquier empresa es: reflexionar sobre los criterios capaces de crear condiciones que garanticen el mayor beneficio posible para todos.

ESQUEMA DE CRITERIOS

Criterios procedentes del sentido de la justicia (Pulmón)

    • Los electrolitos forman potenciales de acción mediante
    • Iones de carga positiva e iones de carga negativa:
    • Interacción entre lo Creativo y lo Receptivo
    • El principio Yin-Yang que impulsa la vida

Criterios procedentes de las lecciones de vida (Hígado)

    • Nutrientes alimenticios:
    • Glucosa: lo dulce que gusta y energiza
    • Ácidos grasos: forman la linfa (ver “Función reguladora”)
    • Proteínas: compuestos de aminoácidos
    • Proteínas reguladoras: enzimas, hormonas, proteínas plasmáticas

Adquisición y uso, analogías:

    • Glucosa: fácil, agradable y cómodo
    • Ácidos grasos: dificultoso, esencial y satisfactorio
    • Aminoácidos: 20 herramientas de multiuso (valores morales)
    • Proteínas: moléculas complejas de varios cientos o miles de aminoácidos
    • Dan al organismo su capacidad de formación, transformación,
    • regulación, protección, regeneración y desarrollo
    • y forman parte de la estructura básica de los tejidos (músculos, piel, uñas, etc.)   

Criterios procedentes de lo Creativo del Cielo (Riñón)

    • Función renal: Proporción adecuada de electrolitos
    • Control del volumen y contenido del plasma sanguíneo
    • Función médula ósea y timo:
    • Génesis de las células de la sangre: glóbulos rojos, transporte de oxígeno
    • Génesis de linfocitos: capacidad de investigación y solución de problemas
    • Función médula cerebral:
    • “Central” del sistema hormonal: directrices de regulación global
    • Sistema nervioso central: comunicación recíproca organismo-Riñón,
    • función coordinadora y directiva

La complementariedad Pulmón-Hígado

Además, deberíamos tomar en consideración que las funciones del Pulmón son complementarias a las del Hígado. Esto se visualiza en la dinámica de autorregulación. El Qi de Hígado fomenta la cooperación de todo lo bello, pero el organismo (la sociedad) sólo puede generar ATP (riqueza) cuando los potenciales de acción (electrolitos) abren puertas en la membrana celular (coraza) que permiten entrar tanto el Qi de Pulmón como el Qi de Hígado (conocimientos y criterios morales).
La fisiología concretiza así que la función del Pulmón no es la de controlar el trabajo del Hígado sino la de estimular la efectividad de sus aportaciones. Las células (trabajadores) necesitan “iones” (criterios justos), “proteínas” (criterios reguladores) y “enzimas” (criterios específicos y personales) para seleccionar lo que necesitan para ejercer su función y generar en su interior los compuestos ATP que energizan la actividad celular (laboral). Gracias a estos criterios, cada célula (persona) se autorregula, como I Ching explica en los hexagramas correspondientes a la interacción natural entre el Trueno (Elemento Metal, Pulmón) y el Viento (Elemento Madera, Hígado), ver también Dinámica vital, art. 6.

dinamica autoreguladoraLa dinámica autorreguladora

En los hexagramas formados por los trigramas Trueno (Metal) y Viento (Madera), I Ching describe las condiciones espacio-temporales que se crean gracias a la interacción fluida entre dichas fuerzas complementarias. Cuando el trigrama Trueno ocupa el lugar inferior del hexagrama, sale “El Aumento” (nº 42), cuyas condiciones espacio-temporales definen “la conducta espiritual capaz de ayudar al mundo”. En este hexagrama I Ching dice así: “Debido al sacrificio operante desde lo alto en aras del aumento de lo inferior, surge en el pueblo una disposición de ánimo caracterizada por la alegría y la gratitud, sumamente valiosa para el florecimiento del bien público.”
Cuando es el trigrama Viento el que ocupa la posición inferior en el hexagrama, se da el nº 32: “La Duración” cuyas condiciones espacio-temporales se caracterizan por la unión de las fuerzas Viento y Trueno que genera un estado vital de caracter duradero. I Ching describe este estado así: “El movimiento de un todo rigurosamente organizado y acabado en sí mismo, que se lleva a cabo según leyes fijas, concluye en sí mismo y, por tanto, se renueva a cada momento: un movimiento en el cual cada terminación es seguida por un nuevo comienzo.”

Diversas analogías

Análogamente a las funciones del Pulmón en el cuerpo, el sector laboral “Pulmón” aporta la materia prima necesaria para el funcionamiento de cualquier otra unidad de convivencia. El Pulmón es el motor energético de la “máquina” corporal. En el cuerpo, posibilita el metabolismo y la formación de todo tipo de moléculas diferentes al aportar “oxígeno” y eliminar dióxido de carbono. Las transformaciones metabólicas generan las sustancias que las células necesitan para ejercer sus funciones vitales en el organismo. En la vida humana, el sector “Pulmón” aporta el dinero para la subsistencia y posibilita así que las personas, igual que las células, realicen todo tipo de trabajos diferentes que son fundamentales para el funcionamiento del mundo.
En el cuerpo, el intestino grueso (víscera “acoplada” al Pulmón, en medicina china) aporta “electrolitos”, iones de carga positiva y negativa, que posibilitan el movimiento funcional de órganos como el corazón, de tejidos como los músculos, de estructuras funcionales como el sistema nervioso, etc. Asimismo, posibilitan el transporte dentro del cuerpo y el intercambio de sustancias producidas por la labor celular en los diferentes órganos, tejidos, estructuras y sistemas corporales.
También en la vida humana, el sector “Pulmón” es el motor que permite el funcionamiento “mecánico” de la sociedad. Para subsistir y realizar nuestros quehaceres necesitamos dinero. Para trabajar necesitamos dinero, vivencias esenciales (nutrientes), criterios vitales y energía. Para realizar cualquier trabajo mecánico y voluntario hace falta generar energía. Para cultivar y producir lo que necesitamos, hace falta encontrar la materia prima que permite elaborar lo que haga falta. Para adquirir la materia prima y cualquier otro producto que necesitamos para cumplir con nuestras funciones, hace falta intercambio de información, herramientas y experiencia, hace falta comunicación, transmisión, imaginación,...
Los electrolíticos posibilitan la entrada del oxígeno y los demás nutrientes en las células y promueven la conductividad del organismo, el transporte dentro de él y el movimiento de los órganos y del cuerpo. El Pulmón asegura así que el cuerpo dispone de las sustancias que posibilitan las actividades mecánicas, funcionales y productivas que garantizan el funcionamiento del organismo.
Así que, en el mundo las funciones del sector “Pulmón” deberían cumplir con el mismo cometido. Análogamente, estas funciones están relacionadas con el sistema económico-energético y con la conductividad que asegura la comunicación y coordinación para realizar todo tipo de actividades mecánicas, funcionales y productivas que garantizan el funcionamiento de la sociedad. Es decir, las empresas financieras, de la energía, de las telecomunicaciones, de transporte, las empresas constructoras, las industrias, el comercio, etc. deberían tomar conciencia de su misión vital, la de ser propicio a todos los seres.
Recordamos que para conseguir que surjan las condiciones idóneas para cumplir con esta misión, I Ching asegura lo siguiente: “Tales condiciones se ven garantizadas por la justicia que restringe la libertad del individuo tan sólo en la medida indispensable para el bienestar general.” Trabajando en estas condiciones, el ser humano da lo mejor de sí ya que se dedica con cuerpo y alma a sus quehaceres, renovándose y energizándose.
Los beneficios generados por la dedicación de los trabajadores del sector "Pulmón" corresponden en nuestro organismo al Qi de Pulmón que se comparte, se administra y se reinvierte mediante la circulación sanguínea.

Compartir