Imprimir

Ciclo de retrospección

Publicado el Domingo, 11 Mayo 2014
Última actualización en Jueves, 01 Septiembre 2016


Artículo ampliado en septiembre 2015
. Según el Bagua de Fu Hsi (Cielo Anterior) y textos antiguos rescatados por Richard Wilhelm (ver I Ching, pp. 352-354), la dinámica natural de autorregulación se mueve en dos direcciones opuestas. Además del movimiento fluido de curso progresivo, el ciclo de expansión (Yang), hay un movimiento contrario regresivo, el ciclo de retrospección (Yin), mediante el cual se van formando los gérmenes del porvenir.
El ciclo de retrospección conecta con el interior, nos hace tomar conciencia de nuestros orígenes, la condición interior de la fuerza primordial Tierra, lo Receptivo. Como dice I Ching (ver p. 480): “También el hombre alcanza eternidad cuando no pretende, en un vano trajinar autónomo, hacerlo todo por sí mismo, sino antes bien se abre, tranquila y constantemente, a los estímulos que afluyen hacia él desde las profundidades de las fuerzas Creativas.”

En la naturaleza se invierte la dirección del movimiento de los cambios cíclicos por la noche y en otoño e invierno, al entrar lo Receptivo de la Tierra en su fase de clausura. También el ser humano necesita su fase de clausura. Para no desviarse del camino de lo Receptivo tiene que parar su actividad creativa ya que, si no se para, pierde la conexión con la inspiración e indicaciones de lo Creativo por lo que se condena a “hacerlo todo por sí mismo en un vano trajinar autónomo”.

En el artículo anterior hemos visto que cuando la expansión llega a su fin natural (en otoño), las condiciones espacio-temporales en el Elemento Tierra se determinan por la interacción en la coordenada Lago-Montaña. Es decir, surgen las condiciones que se explican en el hexagrama formado por los trigramas Lago (abajo) y Montaña (arriba), nº 41: La Merma. Cuando aprendemos la lección de este hexagrama, nos paramos en el estado vital Montaña para aquietar nuestro corazón.
Aquietándonos, se inicia el ciclo de retrospección. Al consultar el bagua, vemos que después del trigrama Montaña viene el trigrama Tierra (lo Receptivo). Así que, el primer hexagrama del nuevo ciclo está formado por el trigrama Montaña en la base y el trigrama Tierra en la cima. Como hemos visto también en el artículo 10 del bloque "Bagua de Fu Hsi", el ciclo de retrospección se inicia al cerrarse la tierra sobre las simientes generadas en el estado Montaña, para proteger éstas de las inclemencias del tiempo. 

Bagua-I-Ching

Hex15Surge así el hexagrama 15: La Modestia.
La imagen muestra “la tierra en cuyo interior (abajo) se oculta una montaña”. En este hexagrama I Ching habla de la ley del Cielo que vacía lo lleno y llena lo modesto, y la ley de la Tierra que modifica lo lleno haciéndolo afluir hacia lo modesto. Aplicado a la vida humana significa que hay que sopesar las cosas e igualarlas: “Así procede el noble cuando establece el orden sobre la tierra. Él compensa los opuestos sociales que son fuente de desunión, de falta de paz, y crea con ello condiciones justas y llanas.”
Se podría decir que en el hexagrama La Modestia, la Montaña (Aquietamiento) oculta debajo del trigrama Tierra simboliza los gérmenes del porvenir. Cerrándose la Tierra sobre las simientes, en el ciclo de retrospección se modificará lo lleno de los acontecimientos que surgieron durante el ciclo expansivo.

Cuando se pone el sol o llega el otoño, la Tierra entra en su fase de clausura. La fuerza complementaria de la Tierra (lo Receptivo) es el Cielo (lo Creativo) pero, al estar la Tierra en su fase de clausura, lo Creativo no puede penetrar en la Tierra como ocurre al iniciarse el ciclo de expansión. Hemos visto en el artículo anterior que este ciclo surge en una época en la cual, por así decirlo, reina el cielo sobre la tierra, el tiempo que I Ching describe en el hexagrama 11: La Paz. La Paz se instala gracias a la apertura de lo Receptivo de la Tierra que permite su entrega a la energía e intenciones de lo Creativo del Cielo.
Durante la fase de clausura se generan en la Tierra las condiciones espacio-temporales que se describen en el hexagrama 12: La Detención o, mal traducido del alemán al español, El Estancamiento. Este hexagrama está formado por el trigrama Tierra (abajo) y el trigrama Cielo (arriba), la constelación contraria a la unión de lo Creativo del Cielo y lo Receptivo de la Tierra que genera un ciclo expansivo. Cuando la Tierra se cierra, lo Creativo del Cielo no actúa mediante lo Receptivo de la Tierra, como es el caso en el tiempo del ciclo expansivo, sino a través de su “hija mayor”, el Viento (Elemento Madera).

En el ciclo de retrospección lo Creativo actúa a través de lo Receptivo del Viento (Madera) y penetra en el interior de las simientes que se depositaron en el estado Montaña durante el ciclo expansivo. Entonces, probablemente, lo Creativo del Cielo engendra sus principios vitales en cada nueva semilla y éstas se desarrollan durante el primer tramo (Viento-Trueno) del ciclo retrospectivo. Este tramo se corresponde con nuestra fase de clausura durante las horas de sueño por las noches.

Ciclo de retrospección

Get Adobe Flash player  

Movimiento global

Compartir